lunes, 7 de octubre de 2013

PIZZA

Está claro que siempre que pueda voy a hacer la masa de las pizzas en casa. Nada ya de comprarlas hechas frescas o congeladas... Las que hago yo están más que buenas. Ahora os cuento como lo hago. De verdad que vale mucho la pena. Ni que decir que los más peques se lo pasan en grande preparándolas también :)

El antes y el después de una pizza de jamón y queso
Una con aires navarros... lleva chistorra

Para hacer dos pizzas necesitas... 340gr de harina ☆ 215ml. de agua templada ☆ 2 pellizcos de sal ☆ 30gr de levadura fresca ☆ un chorro de aceite de oliva.

Lo primero que tienes que hacer es mezclar en un bol la harina con la sal. Disuelve la levadura en el agua templada e incorpórala a la harina junto con el aceite de oliva. Mezcla hasta que la masa se separe de las paredes del bol.



Para que la masa quede elástica y suba bien, debes ahora amasar. Aplástala y estírala con la base de la mano derecha (si eres diestra!!). Dobla la masa por la mitad y vuelve a aplasarla, estirarla... Repite este movimiento durante cinco minutos. Con una sola mano puedes hacerlo. La otra mano déjala limpia para que, si es preciso, durante el trabajo puedes ir enharinando la mesa de trabajo.

Una vez acabado el proceso de amasado procederemos al fermentado.

Con la cantidad de masa que tienes, harás 2 pizzas (a lo mucho 3 muy finitas). Haz las porciones que quieras y forma una bola. Déjalas encima de papel de hornear cubiertas con un trapo. Dejaremos que "reposen" unos 45 minutos en un sitio ligéramente cálido, sin corrientes de aire. Verás como la masa dobla su volumen.
Y esta con sobrasada... :)

Transcurrido este tiempo (si es más tiempo tampoco pasa nada), estiraremos la masa con la ayuda de un rodillo y ya puedes poner encima los ingredientes que más te gusten.

Al horno unos 15 minutos cada una y ¡¡¡que aproveche!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario