domingo, 14 de octubre de 2012

ALMEJAS

Esta receta la hace la madre de mi marido y se la pedí hace ya un tiempo porque nunca he probado unas almejas mejores.

Escoje unas buenas almejas gallegas. Yo las prefiero de tamaño mediano. Ni muy grandes ni muy pequeñas.

Ponlas sumergidas en agua con sal gruesa para que se laven de manera natural y eliminen la arena que puedan contener.
En una cazuela cortas cebolla en juliana... finita, finita. La pones a pochar ... despacio, baja el fuego ... Cuando empieza a estar transparente, añade una cucharada de harina y un poco de pimienta roja dulce o picante (como prefieras). A ver si consigues tener pimienta roja buena, buena ... de Salamanca por ejemplo !!!

Da una vuelta a la harina y añade las almejas escurridas ... tapa y sube un poco el fuego ... tampoco muy alto pero las almejas se tienen que abrir. Añade un chorro generoso de vino blanco y tapa.
Deja que las almejas se vayan abriendo y dejen ir el agua que contienen. Con ella se hará la salsa ...

Poco a poco, vigila que no se queden sin líquido. Puedes añadir agua ... pero sin pasarse !!!

Ya está !!! jajaja ¿verdad que es fácil?  Buen provecho !!!

2 comentarios:

  1. Sí que se ven ricas! Me gusta la idea de esa salsita...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La salsita tiene un único problema ... que te puedes zampar una barra de pan entera en un momentín !!! jajaja
      Me alegro que te guste !!! <3

      Eliminar