martes, 17 de julio de 2012

VAHO

Una idea fácil aunque curiosa para evitar que cuando nos estamos duchando los cristales se empañen.


Límpialos con un poco de espuma de afeitar. Es importante repartir una capa muy fina para que no se vea nada.


De esta forma siempre estarán perfectos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario