lunes, 23 de julio de 2012

PLATA

Con el tiempo, la plata adquiere una pátina de antigüedad que para algunos, tiene su encanto. Si tienes una pieza nueva y quieres envejecerla, proveete lejía y procede del siguiente modo: Rocía el objeto con lejía y verás que se ennegrecerá con bastante rapidez. Posteriormente sólo quedará pulirlo de modo superficial con el producto de limpieza acostumbrado. Sácale brillo a los relieves.

Para conservar la plata adecuadamente es necesario que le pases un paño de algodón impregnado en bicarbonato de sodio.

También puedes frotar con un trapo suave empapado en alcohol de quemar o usar el agua de cocción de las espinacas o de las patatas.

Es más, una de las más antiguas recetas para conservar la plata consiste en frotar la plata con un paño de lana y fécula de patata. El hollín de la chimenea siempre ha sido también un buen sistema.

Si se trata de piezas muy ennegrecidas, mezcla vinagre y amoníaco a partes iguales. Con un viejo cepillo de dientes extiende esta solución y enjuaga después con abundante agua, insistiendo particularmente con el cepillo en las cinceladuras.

Sabrás ya supongo que el huevo mancha la plata. Ha tres soluciones para eliminarlas. Frota los cubiertos manchados con la mitad de un limón. Prueba también con patata hervida y aplastada y por último, si tienes a tu disposición un poco de tierra húmeda (sin grava) no dudes en usarla para quitar las marcas de huevo de los cubiertos de plata.

Si la plata no está demasiado deslucida, bastará con cepillarla con agua y jabón. Enjuágala después abundantemente y sácale brillo con una gamuza. Si se ha vuelto muy mate, puedes hacerle recobrar su brillo dándole un baño de leche cortada. Deja que se seque y pásale un trapo suave.

Cuando aparecen esas desagradables manchas negras en la superficie de los objetos de plata, comúnmente se dice que la plata está “picada”. Este problema, sin embargo, puede solucionarse haciendo uso sencillamente de un poco de vinagre: deja los objetos de plata en vinagre caliente durante un cuarto de hora y saldrán como nuevos.

Se puede economizar mucho tiempo y trabajo si los objetos de plata se guardan a resguardo del aire y de la luz. Existen varias maneras de hacerlo. Usando el estuche, las bolsitas de fieltro negro, el papel de seda negro, papel de plata y/o film transparente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario