lunes, 23 de julio de 2012

PASTEL

Evita que el molde se queme, añadiendo entre el molde y la bandeja del horno, un poco de sal gruesa.

Para que el pastel que vayas a hacer quede bien dorado, recuerda que puedes esparcir por encima del pastel casi cocido, una yema de huevo ó una o dos cucharadas de leche.

Si el pastel que quieres hacer, requiere que le añadas un poco de licor, no lo eches hasta que el pastel esté cocido.

Antes de poner la masa en el horno, pasa alrededor del molde un cuchillo humedecido en agua fría. Te será de gran ayuda para después poderlo desmoldar.

Hay distintas soluciones para hacer más fácil el vaciado del molde; sólo es necesario ser un poco previsor. Engrasa el molde y espolvoréalo con azúcar en polvo. Pon sobre el molde, antes de meterlo en el horno, una tapadera que evite que la masa se pegue a causa de la evaporación del agua que contiene.

Si estos consejos llegan demasiado tarde, practica alguno de estos dos trucos para vaciar el molde: envuévelo en un trapo húmedo y déjalo actuar durante algunos minutos. O bien, al sacar el molde del horno, ponlo sobre una superficie fría, tapado con un paño de cocina plegado en cuatro.

Por fin, envuelve el pastel con papel de aluminio para evitar que se seque. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario