lunes, 23 de julio de 2012

PAPEL PINTADO

Cuando queramos encolar un papel pintado hemos de tener presente el siguiente truco. Antes de colocarlo sobre la pared, extiende la cola con una brocha y plega el papel sobre sí mismo.

Si la pared en la que irá el papel pintado es de yeso, no podrás pegarlo si antes no mojas la pared abundantemente para que el yeso no absorba toda la cola del papel.

Para cortar la parte inferior de una tira de papel al llegar al zócalo, utiliza una espátula de untar y sitúa la hoja en el ángulo formado por la pared y la parte superior del zócalo. Esta espátula servirá como guía para poder cortar con toda precisión el papel con una hoja de afeitar.

Es posible que a medida que vayas colocando el papel pintado, vayan quedando ampollas. No te desesperes que todo tiene solución. La mayoría de ampollas pequeñas desaparecerán por sí mismas al secarse. Las de mayor tamaño pueden pincharse con una aguja y sacar todo el aire. Después encola la zona cuidadosamente con un trapo. Las ampollas más grandes necesitarán un procedimiento diferente. Practica una incisión en cruz con una hoja de afeitar. Encola posteriormente de nuevo.

Quieres eliminar el papel que encolaste hace unos años. No te equivocas si piensas que será una tarea desagradable. No obstante puedes facilitar la tarea si la víspera mojas abundantemente el papel. Si en casa dispones de una central de planchado, que sepas que el papel siempre se despegarà con mucha más facilidad si lo humedeces con el vapor de la plancha. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario