lunes, 23 de julio de 2012

PANTALONES

Para que los pliegues de un pantalón se mantengan marcados de un modo mucho más duradero, tienes que adquirir la costumbre de plancharlo interponiendo un papel fuerte de embalaje destinado especialmente para este uso.

Evita el planchado de los pantalones de pana y proteje la prenda. Cuando el pantalón aún está húmedo, basta con cepillarlo enérgicamente con un cepillo húmedo en el sentido de los costados y después dejarlo secar en una percha con pinzas.

Para que el pantalón no se caiga de la barra de la percha. Mantén la percha en la entrepierna del pantalón y pasa la pierna izquierda a caballo sobre la barra; después pasa la pierna derecha por encima. Definitivamente, el pantalón lo se caeerá más.

Evita que la barra de la percha deje marca en el pantalón, poniendo en práctica un fácil método. Recupera los cilindros de cartón que sirven como soporte a distintos rollos de papel. Practica una hendidura todo a lo largo del cilindro de manera que la barra de la percha pueda introducirse en su interior. El resto es fácil; cierra el cilindro mediante cinta adhesiva y vuelve a colgar el pantalón como de costumbre.

Los pantalones de la maleta no se arrugarán nunca más si los metes enrollados. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario