lunes, 23 de julio de 2012

ÓXIDO

Trata el óxido de hierro pasando una solución hecha de dos partes de bencina y una de aceite. Déjalo así varias horas antes de secarlo.

Para eliminar el óxido del hierro forjado, necesitas pasarle un paño de lana empapado en amoníaco. Si persiste, diluye polvo de piedra pómez en un poco de aceite y frota el hierro con esta mezcla.

Las manchas de óxido en la ropa requieren tratamientos diferentes según el tipo de tejido. En telas de fibra natural puedes frotar las manchas con jugo de limón salado. Después vierte unas gotas de agua con un poco de amoníaco (sólo unas gotas) y acaba por enjuagarlo muy bien. Si las manchas son más importantes, impregna la parte afectada con una solución de ácido oxálico al 1% y deja que actúe. Después enjuaga con agua fría. Las manchas de óxido en telas sintéticas son complicadas de eliminar. Prueba con un limón puro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario