miércoles, 11 de julio de 2012

NUEZ

La próxima vez que recojas nueces y/o castañas, cerciorate de que lo que estás recogiendo está en buenas condiciones. Arroja los frutos en un barreño lleno de agua y desecha cualquier fruto que flote.

Todos recordamos que en ocasiones hay frutos secos que se nos resisten. Solución: déjalos en remojo en agua azucarada durante toda la noche. Verás como al día siguiente la cáscara se separará en dos y saldrá la nuez íntegra.

Para conservar las nueces durante un tiempo, te aconsejo el siguiente truco. Las recoges apenas estén maduras. Les sacas la cáscara y las dejas secar en un recipiente de barro poniendo entre cada capa de nueces una capa de arena seca. Tapa el recipiente y pon sobre la tapa un objeto de peso para que se mantenga bien cerrada. Hay otra opción que imita lo que hacen desde hace milenios la propia naturaleza. Entierra los frutos con la cáscara sin necesidad de tomar ninguna otra precaución.

Para recuperar las nueces cuando ya están muy secas te propongo lo siguiente. Deja en remojo las nueces en agua ligeramente salada durante cuatro o cinco días. También puedes envolver en un trapo las nueces y enterrarlas durante veinticuatro horas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario