viernes, 6 de julio de 2012

LECHE

Para evitar que la leche que tienes en el fuego acabe rebosando por descuido, pon en el fondo de la lechera un platillo dado vuelta o una cucharilla.

Existe en el mercado también un artilugio en forma de disco y de cristal expresamente diseñado.

Para que la leche no se pegue al fondo de la cacerola, enjuaga ésta, sin secarla, antes de verter la leche.

Cuando la leche parece estar a punto de cortarse, para evitarlo agrega una cucharadita de azúcar en polvo.

Elimina el olor de la leche quemada extendiendo un trapo limpio y húmedo por encima de la lechera.

LECHE EN POLVO: Añade a la leche en polvo un poco de sal y recobrará el sabor de la leche fresca. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario