viernes, 6 de julio de 2012

LANA

Para lavar prendas de lana sería ideal poder lavarlas en agua no calcárea. Lamentablemente ésto por lo general no es posible, y para mitigar este inconveniente hay que agregar una cucharada sopera de vinagre de alcohol incoloro a la última agua de enjuague.

Nunca dejes secar una prenda de lana tendiéndola sin tomar precauciones. Evita que la prenda se deforme enrollando la prenda con una toalla bien absorbente. Después déjala secar estirándola bien.

Cuando la temperatura del agua de lavado y del agua de enjuague no es la misma, las prendas de lana tienden a apelmazarse. Existen dos soluciones para este problema.

Deja la prenda en remojo durante 48 horas en agua no calcárea. Después lávala normalmente con agua tibia y jabón. Enjuaga a la misma temperatura y una vez hecho esto, sumérgela en una solución de cuatro cucharadas soperas de ácido tártrico y un litro de agua. Deja allí la prenda durante cinco o seis horas y después enjuágala. Por último, déjala secar tomando todas las precauciones necesarias.

Otra posibilidad sería lavar las prendas de lana en agua tibia con un poco de glicerina y después enjuágalas a la misma temperatura.

Para prendas de color negras o oscuras que han perdido el color, lávalas con el agua de cocción de las espinacas.

Cuando se hace un tejido de punto con distintas lanas de color, es conveniente prever que no se mezclen unas con otras. Para que ello no ocurra hay que ponerlas en una bolsa de plástico, en la que debe practicar tantos agujeros como diferentes colores de lana utilice. Pase el hilo de cada ovillo por uno de los agujeros y podrá tejer con absoluta tranquilidad.

Si no quiere que la lana se rice al deshacer el punto, recurra a uno de los métodos siguientes. Pasa el extremo del ovillo por la tapa de un hervidor o tetera y extraerlo por la punta. El vapor del agua en ebullición evitará que la lana se rice a medida que vaya tirando del extremo del ovillo. Ovillar la lana que se desea desrizar alrededor de un objeto, como por ejemplo una botella o una bandeja, manteniéndola bien tensa. Después sumergirlo todo en agua tibia y dejarlo en remojo durante media hora. Rehacer los ovillos cuando la lana esté perfectamente seca. A medida que desteja una prenda, haga pasar la lana por un trapo mojado y plánchala inmediatamente con la plancha bien caliente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario