lunes, 18 de junio de 2012

GRABADOS

A menudo, los grabados antiguos muestran los efectos de la humedad o de una prolongada exposición a la luz. Para reparar este mal, el único medio natural consiste en pasarles agua mezclada con lejía (1 parte de lejía por cada 5 de agua). Posteriormente, pon el grabado a secar entre dos papeles secantes.

Si a pesar de todo, no obtiene el resultado pretendido, añade un poco de agua oxigenada a la solución anterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario