lunes, 11 de junio de 2012

ESCOBA

Para prolongar considerablemente la duración de una escoba de paja, antes de utilizarla por primera vez, tome la precaución de poner la escoba en remojo durante algunas horas, en agua fría y muy salada. Déjela secar antes de empezar a usarla. También puede sumergirla en una solución de 250 gramos de cloruro de magnesio por litro de agua. También conseguirá que la escoba mantenga durante más tiempo su flexibilidad. Cuando la utilice, y con el fin de que la paja no se abra al hacer uso de la escoba, le aconsejo que la introduzca en una media vieja.

Si la escoba es de fibra, le recomiendo que para mantener durante más tiempo las fibras con su rigidez inicial, las mantenga periódicamente y durante cierto tiempo, encima de un recipiente con agua hirviendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario