lunes, 11 de junio de 2012

CRISTALES

Para limpiar los cristales, no se deben utilizar polvos de limpieza. Haz mejor un preparado con el producto que usas habitualmente para limpiar la vajilla, sal gruesa y vinagre.

En el caso de una garrafa o florero de cristal, llénalo de agua y añade en su interior arena fina o cáscaras de huevo. Agitarlo bien y enjuagarlo varias veces sólo con agua. El cristal quedará resplandeciente.

Todos los objetos de cristal que se pueden lavar, recobrarán su brillo si agrega algunas gotas de amoníaco al agua de lavado y un poco de vinagre al agua de enjuague.

En el caso de biberones, puede limpiarlos de vez en cuando con alcohol de 90º.


Para una limpieza a fondo de objetos de cristal o de toda su cristalería, no utilice nunca ningún producto que pueda rayarlos. Lo mejor es llenarlos de agua y agregar algunos pedacitos de patata o de mondadura de patata. Deja que repose el tiempo que sea necesario, dependiendo de lo opaco que esté el recipiente. De vez en cuando, agita los objetos. Acaba limpiando como habitualmente y añadiendo un poco de vinagre de alcohol al agua de enjuague. Te quedará un cristal reluciente una vez lo seques a mano con un trapo de algodón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario