viernes, 20 de abril de 2012

CACEROLAS

CACEROLAS DE ALUMINIO: Si la cacerola de aluminio está muy sucia, deja cocer en su interior ruibarbo o acedera.

Con los años, las cacerolas de aluminio pierden su brillo. Recupéralo frotándolas con una mezcla de aceite con algunas gotas de alcohol de quemar.

Incluso si se lavan con cuidado, el interior de las cacerolas de aluminio se van ennegreciendo por las sucesivas cocciones. Recuperarás la cacerola si haces hervir en su interior cáscaras de limón.

Han quedado pegadas a la cacerola, restos de comida. Según el problema sea de mayor a menor gravedad, puedes arreglarlo de modos diferentes. Si no es demasiado grave, echa sal y déjala reposar durante una o dos horas en el fondo de la cacerola, lo que facilitará su posterior limpieza. También se obtienen buenos resultados haciendo hervir cenizas de madera en agua. En caso de que la dificultad sea mayor, hacer hervir en la cacerola un poco de agua con lejía (Precaución: abra las ventanas de la cocina cuando haga esto).

Si has estado hirviendo agua verás como al terminar queda sarro adherido a las paredes de la cacerola. Elimínala hirviendo agua con vinagre durante quince minutos. Además, si pones dentro de la cacerola una concha de ostra, el sarro se adhiere a la concha mientras que el cazo se mantiene limpio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario