viernes, 20 de abril de 2012

ASADOS

Evita que el asado mengüe cuando lo ases. Antes de ponerlo en el horno, mételo en agua hirviendo. A esta agua échale sal, pimienta y plantas aromáticas. Cuando el agua vuelva a hervir, sácalo y ponlo en el horno como siempre.

Observa que cuando añades hierbas aromáticas a un asado, éstas quedan flotando. Evítalo poniéndolas en una cápsula de metal que se usa para preparar el té.

Algunas veces, cuando tenemos un asado en el horno, la grasa del fondo del asador, puede acabar quemándose. Lo evitará añadiendo un poco de sal en el fondo del asador.

Para que el asado quede más jugoso, un poco antes de acabar la cocción, corta los hilos que envuelven la carne.

Una vez la carne esté ya lista, no la saque del horno. Apágalo y deja la puerta del horno entreabierta con la carne dentro. ¿Sabes qué conseguirás con esto? Pues que el jugo de la carne se distribuya homogéneamente y quede mucho más apetecible.

También evitarás que el asado se seque en exceso si dentro del horno introduces un recipiente lleno de agua durante la cocción.

ASADO DE CERDO: Ya verás qué bueno si para el asado de cerdo, antes que empieces la cocción, rayas por encima de la carne, piel de naranja.

Otra idea: marca la carne y pon en cada endidura, queso gruyere y lonchas de tocino. Ata nuevamente la carne, rocíala con aceite de oliva, hiervas y ajo. Ponla al horno... espectacular !!!

ASADO DE TERNERA: Podrás darle una suavidad incomparable si lo bañas con mostaza y nata fresca. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario