viernes, 20 de abril de 2012

ACEITE

Para conservar el aceite, preservalo de la luz y agrégale un poco de azúcar.

Suprime el olor del aceite de fritura, con el jugo de un limón.

El aceite rancio puede recuperarse de la siguiente manera. Salar un poco de agua al 15%. A continuación calentar a 30º, una mezcla hecha de 8 partes de esa agua salada y 5 partes de aceite rancio. Mezclar con regularidad durante un cuarto de hora. Después dejarlo reposar y verter el aceite.

También se recupera, vertiendo aceite en una botella de un litro hasta llenar sus dos terceras partes. Agregar después un cuarto de litro de vinagre. Quedará en la botella un espacio vacío, necesario para poder agitar la mezcla. Hacerlo en múltiples ocasiones durante dos o tres días. Verter el aceite y recuperar el vinagre, que podrá usarse como producto de limpieza.

No tires nunca los restos de aceite rancio. Te pueden ser útiles para aceitar una cerradura o para conservar en buen estado las prendas de charol.


Para evitar que al freír pescado, patatas o cualquier otro alimento, salte el aceite, échale cuando esté caliente una pizca de sal de mesa y no saltará más.







No hay comentarios:

Publicar un comentario