HOJALDRE RELLENO DE NATA

Esta es una receta cuyo resultado muchos ya conocéis. Para los que no, os lo aconsejo mucho. Que probéis de hacerlos en casa. No cuesta nada y te sorprenderá el resultado. Saben más que bien!!!
Para hacer esta receta vas a necesitar

✿ Una lámina de hojaldre refrigerada... en este caso del Mercadona
✿ 200 ml. de nata líquida con un 35% de materia grasa. Fría, fría...
✿ Piñones (es optativo pero vale la pena)
✿ Un poco de agua
✿ Un huevo batido
✿ Un pincel
✿ Azúcar glas

Lo primero que vas a hacer es sacar la lámina de la nevera y dejarla un cuarto de hora en la mesa de la cocina para que no esté tan fría.

Puedes poner el horno a 250º arriba y abajo para cuando tengamos que hornear el hojaldre.

En un bol pequeño, pon en remojo los piñones que vas a necesitar para colocar encima del hojaldre. De este modo, cuando los vayas a poner, se quedarán fijos en la masa y no se caerán... truco!!

Abres el paquete y desenrollas la masa de hojaldre encima del papel de hornear. Córtala por la mitad moja una de las partes con la ayuda de un pincel.

Coloca la otra parte del hojaldre encima de la masa que has pintado con agua. Con las manos, aprieta un poco que quede fijada la una con la otra. Intenta que las esquinas coincidan.

Con la ayuda de una regla, corta en porciones el hojaldre. Con el trozo que tienes, a mi me han salido 8. Depende del tamaño que quieras. Si te gusta más, también puedes cortar haciendo triángulos... no se, lo que te haga más ilusión.

Encima del papel de hornear, reparte todos los trozos que habrás cortado y píntalos con el huevo batido. Escurre los piñones que habrán estado un ratito en remojo y distribuyelos encima del hojaldre.

Coloca el papel de hornear y los hojaldres en una bandeja para ir al horno y hornea durante 18 minutos. Al meterlos, baja el horno a 190º. Ese primer calor fuerte, hara que la masa se despegue y suba rápidamente.

Mientras tenemos el hojaldre en el horno, vamos a montar la nata que habremos tenido en la nevera. Incluso si quieres puedes ponerla un rato en el congelador para que quede bien fría. Con la ayuda de la batidora empiezas a batir la crema de leche. Añade azúcar glas al gusto y sigues batiendo. Al terminar la pruebas, y si le hace falta más azúcar, lo añades y remueves con cuidado la nata con la ayuda de las barillas. Guárdala en la nevera tapada con film transparente.

Los hojaldres ya estarán listos. Sácalos y deja que se enfríen. Una vez enfriados, los abres con la ayuda de un cuchillo como si fuera un bocadillo. Déjalos en la encimera. No te líes con las tapas. Cada uno con la suya!!!

Vamos a la nevera a buscar la nata y la pones en una manga pastelera con una boquilla de rizo. Quedará más bonito. Rellenas el hojaldre generosamente y lo tapas.

Sólo te queda espolvorear con un poco de azúcar glas.

Espero y deseo que os guste tanto como en casa. Un abrazo!!!

Comentarios

Publicar un comentario